Hay quien piensa que el vino rosado proviene de la combinación de vino tinto y vino blanco… ¡nada más lejos de la realidad! Este tipo de vino se elabora, como el resto, a partir del jugo de la uva. Pero ¿qué es lo que le da esa particularidad tonalidad al líquido? ¡Sigue leyendo!

Y, además de leer sobre él, ¡saboréalo! Recuerda que en nuestra línea de vinos embotellados disponemos de un rosado equilibrado y con cuerpo: ¡nuestro sabroso Balduque!

¿De dónde procede el vino rosado?

Como bien sabes, todos los vinos parten del juego de la uva para su elaboración: los vinos tintos, de las uvas tintas; y, los blancos, de las blancas. Entonces, ¿de dónde sale el vino rosado? Este tipo de vino puede proceder tanto de uvas tintas como de uvas blancas, lo determinante en su elaboración es el tiempo de reposo del jugo en la piel de la fruta.

¿Cómo se prepara este vino?

Para el elaborar el vino rosado se pueden llevar a cabo dos tipos de procedimientos. Por un lado, se puede recurrir a la maceración. Este método, consistente en procesar las uvas (tintas o blancas) de la misma forma que con el resto de los vinos, es el más común. En este caso se controla muy bien el tiempo de reposo de la piel de la uva, que es la que dará el característico color a esta bebida. Tras varias horas o días, se retira la piel de la fruta y se deja fermentar.

El segundo método es el sangrado. En este caso, se procesan las uvas para elaborar vino tinto. Cuando el jugo ha pasado el tiempo suficiente con piel y semillas, se extrae y se sitúa en otro tanque para fermentar. Con este método el color resulta mucho más intenso, pues es como preparar vino tinto pero sin llegar al final de dicho proceso.

Por nuestra experiencia, por nuestra cercanía, por nuestro compromiso… son muchas las razones por las que escoger Bodegas San José. ¿Cuál es la tuya?

Abrir chat