Aunque la calidad del vino es determinante a la hora de degustarlo, son mucho los factores que influyen en la manera de apreciar su sabor. Aspectos como el tipo de vaso o el maridaje seleccionado para la ocasión afectan a la percepción del vino. ¿Eres de esas personas que tienen en cuenta estos detalles? Lo bebas como lo bebas… ¡aquí tienes nuestras propuestas!

Una copa de Altillares es perfecta para endulzar el paladar: equilibrado y agradable, este vino blanco aportará frescura a tu paladar y te envolverá con su aroma a fruta blanca. Seguro que asocias su aroma al del plátano o la manzana verde. En el sorbo también podrás percibir esos toques florales que le confieren un sabor de lo más equilibrado y agradable, con una pincelada ácida que potencia su frescura. Hazte ya con él.

Para combatir el calor, nada como una copa de rosado fresquito. Nuestro Balduque es perfecto. Su aroma frutal, con notas florales, te transportará a un bosque de bayas y hierba fresca. Y con el primer sorbo sentirás ese delicado equilibrio, con amplitud y cuerpo, que hará las delicias de tu paladar. Su color rosa frambuesa es de lo más tentador, ¿no crees? Puedes adquirirlo aquí.

Un vino tinto como el Qohelêt no deja a nadie indiferente. Su intenso sabor, de matices amplios y estructurados, resulta de lo más equilibrado en el paladar. Viene acompañado, además, de un aroma amplio, que recuerda al olor de las moras, los arándonos… Lo completa un intenso color rojo picota, limpio y brillante, que resulta de lo más tentador y apetecible. Cómpralo aquí.

Y para quienes buscan algo más ligero, nuestro Matujo es la alternativa perfecta. Refrescante, suave y muy fácil de beber… Este mosto parcialmente fermentado consigue hacer vibrar el paladar. Imposible resistirse a sus aromas y a ese sabor. Degústalo ya.

En resumen: si buscas un sabor…

 

  • Fresco y agradable, escoge ¡Altillares!
  • Sabroso y con cuerpo, escoge ¡Balduque!
  • Intenso y equilibrado, escoge ¡Qohelêt!
  • Suave y refrescante, ¡Matujo!

Con cinco décadas de tradición a nuestra espalda, la Cooperativa San José sigue conservando la ilusión del primer día. Aunque en 50 años de actividad no habíamos tenido que hacer frente a una crisis de tal magnitud como la actual, estamos convencidos de que seguiremos encontrando motivos para brindar, al menos, otro medio siglo más en activo. Es momento de permanecer unidos; es momento de apoyar el producto local. Gracias a todos los que apuestan por nuestros productos. El vino, compartido, sabe mejor.

Abrir chat